El arte textil tradicional de Taquile
Inicio Blog El arte textil tradicional de Taquile

Si la isla Taquile es renombrada a nivel internacional, es por su arte textil, una expresión cultural única en su clase que trasmite el conocimiento ancestral de los isleños al mundo. Cada pieza que elaboran cuenta una historia, creencia o mito que los isleños actuales han heredado de sus antepasados y que seguirá pasando de generación en generación.

Los tejidos taquileños se caracterizan hoy por la finura de sus hilos, por el color rojo predominante —también llamado “sangre del inca”— y por la presentación de áreas compuestas de representaciones del mundo.

 

Los materiales predominantes en la textileria de Taquile del pasado eran la lana de oveja, de llama y de alpaca, la combinación de estos les permitía obtener lana más firme y así crear prendas que los protegían del frio. En la segunda mitad del siglo 20, la fibra sintética llego al mercado regional, lo que afecto el uso tradicional de la lana en Taquile, pero los taquileños, lejos de solo reemplazar una por otra, adaptaron la nueva fibra a sus prácticas y aprovecharon sus colores, matices y textura para innovar su arte textil.

Los instrumentos que los taquileños utilizaban para desarrollar su arte eran de origen prehispánico como colonial, por ejemplo la awana, de origen prehispánico, las mujeres de la isla eran las únicas que utilizaban este instrumento para crear chumpis, pantalones y ponchos. Este instrumento iba apoyado por el wichuña, un hueso de llama muy afilado que se dice, guardaba el conocimiento de su propietaria en cuanto a textileria.

 

También utilizaban el telar de pedal de origen español, este era utilizado solo por los hombres. Otro instrumento muy usado son las agujas de tejer que los hombres utilizan para tejer los chullos

 

Las dos técnicas y estructuras de tejido más difundidas en la isla son la faz de urdimbre y el tejido a punto. Cada una de ellas corresponde, respectivamente, a los tejidos elaborados con awana, utilizada por las mujeres; y con agujas, utilizadas por los hombres.

 

Para el tejido del pallay, los tejedores taquileños recurren a dos técnicas, el che’je pallay y el phatara pallay, con las cuales logran tejidos de doble cara (en positivo y negativo). La diferencia entre ambas radica en que la primera es una técnica de urdimbres complementarias, con dos o más juegos (colores) de urdimbres y una sola trama, mientras que la segunda es una técnica de doble tela o, vale decir, dos capas de tejido, cada una con un juego de urdimbres de distinto color, que pueden ser tejidas por una o dos tramas de tal manera que se genera un espacio interno entre ellas.

El ch’eje pallay produce acabados lineales con un fondo de puntos denominados ñawis (“ojos”, en quechua) y se utiliza para representar figuras antiguas relacionadas con el clima, prácticas rituales y la actividad agrícola. En cambio, el phatara pallay —que recién empezó a utilizarse entre los taquileños a partir de la década de 1970— produce trazos curvilíneos que otorgan mayor realismo y movimiento a la figura. A diferencia de la técnica anterior, ya no aparecen aquí los ñawis sino un color entero en su reemplazo.

 

 

Uno de los elementos más importantes en la composición del diseño taquileño son las figuras, un conjunto de representaciones que se encuentra en las bandas de casi todos los atuendos.

Las figuras de astros, plantas, aves y peces simbolizan señas de la naturaleza que permiten predecir el clima o planificar la producción agrícola, mientras que las que representan caminos y casas aluden a las actividades cotidianas de la isla.

Otras figuras como el altar de pentecostés, el altar de fiesta y el puerto hacen referencia a las obligaciones que los pobladores tienen para con su comunidad, las ofrendas que se deben entregar a la Pachamama o algunos acontecimientos pertenecientes a la memoria colectiva.

 

La textileria en Taquile no solo es un arte, forma parte de la vida de un isleño desde que da sus primeros pasos hasta su último suspiro, durante su crecimiento emprende el arte de sus antepasados y a la vez, aprende los valores que desarrollara por el resto de su vida. Empiezan tejiendo prendas sencillas como los chullos y conforme adquieren más conocimientos, tejen prendas más complejas de tejer.

 

 

Algunas de las prendas más típicas que se encuentran en la isla son:

El Chumpi, es una faja muy especial, pues contiene iconografía que los taquileños poseen, simboliza prestigio para la persona que lo utiliza.

La Chuspa, es la bolsa en la que los taquileños guardan las sagradas hojas de coca, su característica principal son los sus hilos deshilachados en la parte inferior, la tejen solo las mujeres pero lo utilizan solo los hombres con pareja. Existen además, diferentes tipos de chuspas para diferentes ocasiones.

 

La Llicla, es una manta rectangular utilizada por las mujeres que se lleva sobre los hombros y se sujeta al pecho con un nudo. Entre sus variantes se encuentran la lliclla de diario y la puka lliclla. Aunque su uso se reserva a las mujeres, a veces pueden ser utilizadas por los hombres, quienes se las colocan en las ocasiones festivas para adornar su atuendo y como símbolo de prestigio de la pareja.

El poncho, es de uso exclusivo de los hombres, está compuesto por listas de colores y dos partes simétricas que se unen mediante costura. Así como la lliclla, hay ponchos cuyo diseño y función varía según la ocasión o el momento ritual.

La chalina, La chalina forma parte de la vestimenta del hombre en dos de los momentos más importantes de su vida: durante su matrimonio y durante el periodo en que asume el cargo de varayoq. Su diseño se distingue por presentar listas de colores, aunque en ocasiones puede estar adornada con delgadas bandas de figuras. En el matrimonio, la chalina se coloca alrededor del cuello del novio durante el rito de casamiento y los días de fiesta que le siguen. Por otra parte, las autoridades pueden lucirla de dos diferentes maneras. Durante las actividades oficiales, los varayoq se la colocan en un solo hombro y encima del poncho plomo, mientras que durante las procesiones religiosas se la colocan alrededor del cuello.

 

La istalla, es la prenda que distingue a las mujeres que ya formaron una familia, es el equivalente a la chuspa de los varones, porque además, ahí guardan las hojas de coca.

El Chuco,  Mantón largo y de color negro que las mujeres se colocan sobre la cabeza, el chuco se caracteriza por sus ribetes multicolores y por llevar en las puntas coloridas t’ikachas (borlas de lana) que distinguen a las mujeres casadas de las solteras.

 

El Challe, Chalina blanca y larga con bordes desflecados utilizada por los varones, el challe se caracteriza por presentar pares de líneas delgadas de color negro que se cruzan de modo perpendicular, Los hombres que ya tienen familia la llevan cuando realizan sus labores diarias, como una faja, pero es más utilizada por los jóvenes casaderos, quienes se la colocan en el cuello con las puntas hacia atrás.

El chullo es la prenda más representativa de los varones taquileños, pues es utilizado tanto por niños como por adultos. Su diseño y colores varían según la edad, el estado civil y la función social de la persona que los viste, razón que explica la variedad de tipos de chullos.

El chullo soltero, es un gorro alargado que identifica a los hombres que aún no se han casado. La mitad inferior, de color rojo, mientras que la mitad superior es de color blanco y termina con una bola en la punta.

El pintay chullo es usado por los hombres casados, estado civil a partir del cual se encuentran habilitados para ocupar un cargo en el sistema de autoridades. Este chullo presenta listas de diseños en fondo rojo y azul que se intercalan hasta la zona en que empieza a estrecharse para formar la punta. Su forma es alargada y en la punta lleva una borla multicolor que se diferencia de la t’ikacha del chullo soltero por llevar menos colores.

 

 

El chullo color (o chullo orejas) es utilizado por las autoridades del Estado –el alcalde, regidores y el juez de paz— y por quienes ya cumplieron con las obligaciones dentro del sistema de autoridades. Se caracteriza por sus orejeras, su formato de matiza y por tener un diseño que presenta una banda principal que contiene figuras que aluden a los conocimientos del mundo natural, cultural y social, mientras que en los extremos inferior y superior tiene otras dos bandas de menor grosor que reciben el nombre de sillano y trigo, respectivamente.

A diferencia de los otros chullos, es el único que no presenta una forma alargada.

Newsletter

Recibe en tu email los mejores artículos del blog de Magic Experiences

Artículos recomendados